Sí, existe y también hay diversas maneras de definirlo, entre ellas podríamos decir, que se trata de cualquier obra de arte en la que pueda ser representado algún tema cristiano o bíblico, también conocido como Arte cristiano; también se podría decir que es cualquier obra de arte en donde se vea ilustrada la adoración de cualquier dios o deidad como podría ser lo plasmado en una estampita de oración a san judas; o bien, cualquier obra de arte que represente un tema enfocado hacia la religión islámica, budista, hindú, sij, juche judaico, bahai o jainista, o cualquier arte que se encargue de representar temas del shinto, el cao dai o quizás las religiones conocidas como tradicionales chinas.

Sin embargo, cuando se realiza un análisis de ello, dichas definiciones se encuentran referidas sólo al contenido religioso, más allá de la calidad religiosa. Un ejemplo de ello podemos encontrarlo en alguna pintura en donde se muestra una escena de crucifixión, con la que se ha llamado la atención respecto a determinado atributo físico que resulta fundamentalmente extraño o blasfemo de un Cristo que yace moribundo, lo que difícilmente merece una descripción como arte religioso. Del mismo modo, encontramos ciertas religiones como las ortodoxas orientales o el Islam, que cuentan con ciertas reglas las cuales se circunscriben hacia el tipo de arte que les es permitido, en donde una escultura de Mahoma puede ser considerada como una blasfemia, más allá de considerarse como una pieza de arte religioso.

De manera que, para poder calificar a una pintura como religiosa, o bien a una escultura o arquitectura, éstas deben contar con una narrativa reconocida en el aspecto moral que pueda conferirle a dicho trabajo la cualidad necesaria y sagrada. Del mismo modo que sucede con la evaluación de todo lo que es arte, lograr determinar si ese atributo moral se encuentra presente o no, solo se trata de un ejercicio bastante subjetivo, aunque suele suceder que en la mayoría de estos casos resulte probable que la respuesta esperada sea muy sencilla.

Es por ello, que la definición sugerida de arte religioso se puede sustentar de la siguiente manera: es cualquier obra donde el tema representado se enfoque en respaldar el mensaje moral de la religión que pretende ser ilustrado. En tal contexto, se puede decir que la religión se trata de cualquier conjunto de creencias humanas que se encuentran relacionadas con lo que se ha considerado sagrado, santo, espiritual o divino, donde se encuentran o no involucradas las deidades.

El arte religioso y sus tipos

Desde los albores de la historia del arte religioso, el tipo más común de arte religioso ha sido la escultura y la pintura portátil. Pero la representación de arte religioso que causó mayor impacto visual sin duda ha sido arquitectura, y ello podemos notarlo desde las pirámides egipcias, Stonehenge círculo de piedra y la mezquita de Santa Sofía en Estambul, pasando por la Gran Mezquita Omeya de Damasco, la Cúpula de la Roca en Jerusalén, las Catedrales góticas, la basílica de San Pedro en Roma y el Taj Mahal. Es así como las autoridades religiosas constantemente han recurrido a la arquitectura para poder asombrar e influir sobre sus congregaciones.