Luego de vivir momentos agobiantes en los que el nombre de la marca corrió de boca en boca dado paso a debates, la marca de origen catalán Tous, decidió ponerle fin la polémica que se generó en torno a una demanda que se interpuso en su contra en la Audiencia Nacional a manos de la asociación de joyeros y consumidores Consujoya, y lo hicieron con la mejor de todas las estrategias: más transparencia.

Luego de ello justo este año en su cumpleaños número 100, aprovecho para mostrar a sus consumidores todo sobre la marca a través de su oso tous documental, con el que quieren consolidar aun más la marca.

Ofrecieron mediante sus respectivos perfiles en las redes sociales, una serie de mensajes, vídeos y un último comunicado oficial que estaba dirigido a esclarecer tanto el cuestionado proceso de “electroforming” con el que han realizado determinadas piezas, así como toda la información relativa a sus prácticas de elaboración. Procesos que son guardados con especial celo dentro del mundo de la joyería.

En el mes de enero la firma indicó a través de unas Stories: “Estos días, todo el mundo ha hablado de Tous… Ahora nos toca a nosotros alzar la voz”. Con ello se buscaba dar respuesta al cuestionamiento de “¿Qué hay detrás de las joyas de Tous?”. A dicha publicación le seguía un vídeo donde la firma explica en detalle el tan cuestionado proceso del electroforming, y además señalando que todas sus joyas “de oro y plata son siempre de primera ley” y se encuentran certificadas por “la legislación española”.

Del mismo modo, la firma aprovechó tales publicaciones para hacer hincapié en la defensa de sus prácticas, pues las han realizado de manera pública algunas de las principales organizaciones del sector de la joyería y el diseño de España.

Entre las que, además de la Asociación Española de Joyeros, Plateros y Relojeros (AEJPR) y la Asociación Creadores de Moda de España (ACME), también es posible encontrar el Foro de Marcas Renombradas Españolas o el Colegio Oficial de Joyeros, Orfebres, Relojeros y Gemólogos de Cataluña.

En tal sentido, señalaron que tan solo el 10% de las joyas elaboradas por Tous, se encuentran hechas por electroforming. En cuanto al apoyo recibido por las principales organizaciones del sector, indican en su último comunicado la preocupación que dichas organizaciones mantienen a causa de la “confusión que la campaña mediática está ocasionado al consumidor”.

“El milenario oficio de la joyería y los elevados estándares de certificación y calidad a los que está sometido el sector no deben ser banalizados públicamente ni confundidos con otros negocios como el de la bisutería”, señala la marca.

De hecho, a diferencia de la bisutería, la legislación nacional de metales preciosos ofrece la máxima protección al consumidor: por un lado, establece una red de Laboratorios de las Administraciones Públicas que, previo análisis, certifican mediante contraste –una marca de garantía del Estado- la proporción de metal precioso de la pieza.

Dicha certificación se produce siempre antes de que las joyas se comercialicen. Por el otro, permite que el Estado controle la cantidad de metal precioso que se fabrica y vende dentro de sus fronteras, de manera que en ningún caso es posible vender una pieza de bisutería como joya ni una joya como pieza de bisutería.